< Volver atrás

"Neuromarketing: Cuando la tecnología mide las emociones del consumidor".

Actualizado: 02/12/2020

El neuromarketing es la aplicación de las técnicas de la neurociencia al marketing. Su objetivo es conocer y comprender los niveles de atención que muestran las personas a diferentes estímulos.Cada día es más evidente, que si las marcas quieren llegar a los consumidores y a su público objetivo, ya no es suficiente con tener un producto excelente.

El neuromarketing nos demuestra, que ahora más que nunca, el marketing digital se vale de técnicas que evocan a las emociones para mejorar los resultados de venta, dentro de la exigencia del mercado.

Existe un interesante experimento a este respecto, muy conocido en el mundo del marketing, consistente en la comparación de la actividad neuronal, en un grupo de consumidores, al respecto de su preferencia por las dos principales marcas de refrescos de cola a nivel mundial, COCA-COLA y PEPSI, ponen en copas de vidrio los dos refrescos de cola a experimentar en ninguna parte está el nombre de alguna de estas bebidas.De este estudio se arrojó que el 60% de las personas que consumieron estas dos bebidas les gustó más el sabor de PEPSI que COCA-COLA.

A continuación hicieron una segunda investigación de estos refrescos, ahora sabiendo que bebida se estaban tomando, y concluyó que un 75% de los que la tomaron, eligieron COCA-COLA.

Esto causó un cambio radical a la hora de la elección ya que neurológicamente sabían cual estaban tomando.Gracias al neuromarketing vamos a entender un poco más el porqué de la preferencia de una marca con respecto a otra. Y como la publicidad y el márketing pueden cambiar nuestras decisiones más racionales.

Pero, ¿Qué mide exactamente el neuromarketing?

Esta ciencia se centra en tres aspectos claves: la atención, la emoción y la memoria

Tipos de neuromarketing : visualauditivo o kinestésico.

Neuromarketing visual es aquel que se centra en como percibimos todo ante nuestros ojos. Por ejemplo, una técnica muy utilizada es poner el precio de un producto acabado en 0,99. También utilizar palabras como Gratis, Oferta, Promoción, puede ser causante de conseguir más ventas.

Neuromarketing auditivo se basa en aquello que escuchamos. Por eso, una música en un local puede influir algo en la decisión de compra de un cliente. No es un factor decisivo, pero sí ayuda a que la compra se realice con éxito. En una tienda de moda joven, será normal encontrar música electro, house, música que incite a salir de fiesta, ese es el objetivo, encontrarte con esa sensación.

Neuromarketing kinestésico se refiere a lo que percibimos por el tacto, el gusto y el olfato. Hay muchos locales que tienen un olor característico al entrar, por ejemplo los supermercados tienden a oler muy bien a pan recién hecho, por eso suelen poner los hornos de panadería en medio del establecimiento, o las tiendas de decoración con ese olor a velas perfumadas que hace que no quieras salir de alli.

Otros aspectos como la localización de los productos, su posición, la iluminación, o los carritos de compra grandes o las cestas con ruedas rotas (para que tiendan a desplazarse hacia las estanterías), son algunas estrategias de neuromarketing que muchas marcas utilizan para persuadir al consumidor.

¿De qué manera mide el neuromarketing nuestro comportamiento ante un producto determinado?

Existen numerosas técnicas para medir cómo actúa nuestro subconsciente ante los distintos estímulos pero nos vamos a centrar en las cuatro más conocidas.

Electroencefalograma (EEG) es la primera herramienta de la que se nutre el neuromarketing. Esta técnica no invasiva se utiliza en momentos de descanso y de sueño y consiste en colocar electrodos sobre el cuero cabelludo que miden las distorsiones eléctricas que detecta. ¿Sus ventajas? Su accesibilidad y bajo coste.

Magnetoencefalografía (MEG) mide los campos magnéticos que se producen en el cerebro. También se trata de una técnica no invasiva y la calidad de los resultados por lo general es superior a la calidad del método anterior. Sin embargo, no resulta tan económica como la anterior y no es válida si el participante tiene implantes metálicos.

Tomografía de emisión de positrones (PET) es una técnica invasiva que consiste en monitorizar varias funciones cerebrales que sufren alteraciones ante la actividad cerebral.

Y, finalmente, la herramienta más usada en el neuromarketing es la llamada Imágenes por Resonancia Magnética (IRM). Se trata de una técnica no invasiva que monitoriza, como la anterior, varias funciones que sufren alteraciones ante la actividad cerebral. Estas zonas de alteración son las que de verdad nos permiten comprobar qué despierta interés en el individuo.

En definitiva, cada vez más, los consumidores  no solo consumen porque la razón se lo impone, sino porque son movidos por las emociones. Y de estas emociones ya se están ocupando muchas empresas que apuestan por el neuromarketing como estrategia para aumentar sus ventas, persuadiendo de una forma sutil al cliente.